(<- Menú)

Coctel de Payaso
Roberto Turnbull
Galería le Laboratoire

Diseño de folleto - catálogo para la exposición Coctel de Payaso de Roberto Turnbull.

En este proyecto decidimos experimentar libremente con el uso de una paleta más amplia para elementos de diseño; basándonos un poco en el tercer parráfo del texto principal, olvidar un poco los textos en negro, los planos blancos y meter colores.

Compartimos el texto íntegro debajo de este renglón...

Es cierto que un artista al que conocí desapareció de su taller en la colonia Juárez. Es cierto también, que el día de su desaparición yo estaba con él, escuchábamos música caóticamente como la naturaleza de su propio taller: Giacinto Scelsi, John Cage, ora Heitor Villa-Lobos, ora Paco de Lucía. Todo transcurría en aparente alegría, charlando y bebiendo grappas en una atmósfera de humo de Delicados.

Todo se desencadenó cuando llegó un crítico de arte que interrumpió nuestra conversación, su visita era inesperada e inoportuna, como suelen ser. Tal cual. Se adentró a la casa que data de la década de 1930 y que en los últimos años se ocupó de bastidores, telas, plotters, lápices, pinturas, papeles y objetos de todo tipo. A decir verdad, no sé si había más de aquello o ¡masking tape! Y CD`s, junto con MP3 de música. Hice un pequeño gesto de saludo al intruso, mientras se sentaba del otro lado del escritorio en una silla Van Beuren, que lo supe, porque el crítico resaltó su origen. Le comentó al artista el motivo de su visita: leerle un texto que había escrito de su obra, a lo cual me desatendí, levantándome y dirigiéndome a un recoveco de la casa, prendí el interruptor de luz; comencé a hurgar, abrirme camino y perderme entre tantos obstáculos, mientras a lo lejos escuchaba:

“La exploración artística de Roberto Turnbull se inscribe en lo que apunta el filósofo francés Jean-Luc Nancy: “La composición de la obra no es una composición de partes, son también cada vez unos fugaces estados transitorios, breves escansiones de la propia composición combinándose y desplegándose, volviendo a desplegarse y prosiguiendo.” Lo que se despliega en la obra de Turnbull es su constante búsqueda de la belleza a partir de una poética que devela su sentido-verdad. Y es, precisamente, en la composición, donde podemos intuir ésa poética: la anulación del sentido del objeto, -ya sea este del objeto apropiado o el mismo objeto artístico último-, abstrayéndolos de su iconoesfera para posibilitar más un espacio sonoro que uno visual, como operación crítica. Si bien, las estructuras formales en sus obras: la línea, el círculo, el triángulo y demás figuras geométricas presentes nos pueden remitir directamente a una composición musical, donde cada color opera como una nota para generar un compás; el sentido sonoro no radica en esa formalidad, sino en la capacidad de la composición de la obra para “sostener” los estados transitorios que cada una de ella nos provocan a partir de activarse como versos que se recitan a sí mismos al contacto con nuestra subjetividad.”

En cuanto terminó de leer el texto el crítico de arte, me reanimé en acompañarlos, sobre todo al artista, que seguramente estaría afectado por tales palabras. Regresé a donde estaban y únicamente encontré, al lado de una taza de café con moho, una nota escrita a mano por el artista: “El viejo estanque / una rana ha saltado / ¡plop!

Octavio Avendaño Trujillo

Marzo 2013, México, D.F.

 

(<- Menú / Contacto)(Descargar PDF)

Datos técnicos:
Offset tradicional
Papel / Bond 120g
4X4 / 9 págs
Tamaño extendido / 56x43 cm
Formato final / 14x21.5 cm
Tiraje / 500 ejemplares
Diseño: Carlos Villajuárez
Impreso por Litográfica Medici